MAMÁ TIPS, Reflexiones

MI PRIMERA ENTREVISTA DE TRABAJO DESPUÉS DE SER MAMÁ

 

MOMENT

Cuando eres madre amamos de tal manera que nosotras pasamos al segundo plano, nos olvidamos de nosotras como mujer, persona, humano. Pero a medida que van creciendo vas volviendo a tener un poco de espacio para ti, no mucho por que sabemos que tener niños es una montaña rusa, tanto de cambios, como de emociones. Pero cuando pasamos la etapa de bebes-niño pequeño, si se quiere volvemos a obtener una libertad, libertad que es sumamente importante para volver a salir al mundo como nosotras, no como una madre.

Que no me malinterpreten cuando digo que no como una madre, por que jamas dejaremos de serlo, pero ya somos dueñas de nuestros pasos, tiempo, actos. Sin embargo la mayoría de veces tardamos en volvernos a reconocer, a reencontrarnos, bien por que obviamente ya no somos las mismas de antes de nacer nuestros hijos, y también por que lo poco que puede quedar de esa persona estaba tan anulado que ya casi no lo reconoces. Salvo algunos casos

Entonces viene la pregunta. Que voy hacer? vuelvo a mi profesión? Como conjugo la mujer profesional con la mujer madre, esposa, ama de casa?. Te tiras a la búsqueda de trabajos que puedas combinar con los horarios del niño, que siempre sera la prioridad, y resulta que como profesional tienes que retroceder, en mi caso soy abogado y los tiempos me dan para jornada parcial, parcialmente amarrada a trabajos de cuando estabas de vacaciones escolares, que lo hacías para reunir o para sentirte útil, de esos trabajos que no necesitas conocimiento alguno y ni estudio. Si de esos que cuando vas a la entrevista, pareciera que fueras a una salida escolar, como 20 personas en una sala casi todos muchos mas jóvenes que tú, y los que no, son MADRES tratando de compaginar horarios como tú.

Lo que les cuento es experiencia propia, de la super entrevista de trabajo, que pareciera que te lo estuvieran vendiendo y no tu buscando el trabajo, recuerdo algo muy particular 2 mamas y yo nos mirábamos, evitábamos que se notara la desesperación de salir de aquel lugar, con gestos un tanto nerviosos, pero según estábamos simulando las tres, por fin salimos y nos fuimos al café de la esquina, nos pedimos una copa de vino, sin vergüenza alguna de que pensarían, necesitamos pasar el momento con algo que nos aliviara, empezamos hablar y nos reímos tanto de la situación, que les puedo decir fue la mejor entrevista de trabajo que he tenido en mi vida, fue como volver a conectarme, sin estrés, con dos desconocidas, riéndonos del momento, burlándonos de nosotras mismas.

Por la noche al contarle a mi marido de la super entrevista, el no entendía como una situación que bien era negativa, en la que me hicieron perder el tiempo, no me hizo volver pesimista, sin ánimos o enojada. Pero como tanta risa, con vino y buena compañía, me iban a hundir, si en ese momento simplemente volví a ser yo.

Y así es como la vida me sigue sorprendiendo, a risas. Que también hay que aprender a reírse de la vida, de cada situación, que cuando lo haces, créeme que algo bueno le sacaras.

BESOS Y ABRAZOS

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s